Wednesday, 19 July 2023 11:18

¿Tiene una arteria bloqueada en la pierna? Esto es lo que debe saber.

Read in English.

ProPublica es un medio independiente y sin ánimo de lucro que produce periodismo de investigación en pro del interés público. Suscríbete para recibir nuestras historias en español por correo electrónico.

Todas las citas en este artículo fueron traducidas del inglés.

Millones de estadounidenses padecen la enfermedad arterial periférica, un trastorno causado principalmente por depósitos de grasa que pueden estrechar las arterias y bloquear la irrigación sanguínea a las piernas. A menudo, el primer síntoma que sienten es dolor en las piernas. Los expertos dicen que la mayoría de los tratamientos son seguros, pero algunos han expresado una creciente sensación de alarma de que los médicos pueden estar realizando procedimientos que los pacientes no necesitan, exponiéndolos a riesgos innecesarios.

ProPublica analizó los procedimientos arteriales y descubrió que algunos médicos están ganando millones de dólares realizando una cantidad cuestionable de tratamientos. Las aseguradoras gubernamentales pagan bien por los procedimientos vasculares que se realizan fuera de los hospitales, y los médicos pueden facturar decenas de miles de dólares por tratamientos realizados en una sola visita al consultorio.

Un médico en Maryland ganó millones de dólares del gobierno federal por realizar miles de procedimientos vasculares. Una investigación de la junta médica estatal descubrió que sus tratamientos inapropiados ponían a los pacientes en riesgo de sufrir daños graves. A un hombre le tuvieron que amputar la pierna después de tratamientos invasivos para un dolor leve, según documentos presentados luego de un acuerdo tras una demanda. Una abuela se desangró y murió poco después de que el mismo médico la interviniera, según otra demanda en curso. El médico negó las acusaciones en los documentos legales, pero se negó a ser entrevistado y no respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico.

Algunos médicos se preocupan por el uso excesivo de los procedimientos y piensan que debería haber más supervisión. Comparan la atención vascular ambulatoria con el salvaje oeste y dicen que no hay suficientes protecciones para evitar que los pacientes reciban tratamientos innecesarios.

Hicimos esta guía para ayudar a los pacientes a hacer las preguntas correctas y obtener una buena atención médica. Este artículo no pretende ser un consejo médico, por lo que es importante hablar con su propio médico y utilizar otros recursos antes de tomar una decisión.


¿Qué es la enfermedad arterial periférica?

La enfermedad arterial periférica ocurre cuando se acumulan placas u otros depósitos en las paredes de los vasos sanguíneos, a menudo en las piernas, y restringen el flujo sanguíneo. Fumar, el colesterol alto y la diabetes pueden aumentar el riesgo de desarrollar la afección. Alrededor de 6.5 millones de estadounidenses mayores de 40 años tienen enfermedad arterial periférica, que suele afectar a las personas mayores.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad arterial periférica?

Las personas con esta enfermedad crónica pueden vivir mucho tiempo, especialmente si hacen ejercicio, dejan de fumar e ingieren alimentos saludables. Hasta la mitad de los pacientes no tienen ningún síntoma, pero otros sienten dolor cuando caminan o hacen ejercicio, una condición conocida como cojera. Esto sucede porque es posible que los músculos de las piernas no estén recibiendo suficiente oxígeno.

Al principio, el dolor puede no ser intenso, pero puede empeorar con el tiempo y comenzar a ocurrir incluso en reposo. Algunas personas también pueden sentir frío o entumecimiento en las piernas o los pies, ver cambios en el color de la piel o tener el pulso debilitado en las piernas. Una fracción de pacientes puede eventualmente desarrollar isquemia crítica en las extremidades, lo que puede resultar en una amputación, pero esto es menos probable si la enfermedad se diagnostica temprano y se trata adecuadamente. Los expertos le dijeron a ProPublica que sólo alrededor del 5% de los pacientes que reciben un diagnóstico temprano de la enfermedad requerirán una amputación en los siguientes cinco años.

“Si vas al médico y sólo tienes problemas para caminar y te dicen que vas a perder la pierna, están equivocados”, dijo el Dr. Michael Dalsing, cirujano vascular de Indiana University Health Physicians y ex presidente de la Sociedad de Cirugía Vascular.


¿Cómo se diagnostica la enfermedad arterial periférica?

Los médicos pueden administrar pruebas no invasivas como ecografías o mediciones de la presión arterial para ver qué tan bloqueados están sus vasos sanguíneos. También pueden sugerir una prueba de ejercicio en una caminadora para determinar qué tan graves son los síntomas.

¿Cómo se trata la enfermedad arterial periférica?

La enfermedad arterial periférica no se puede curar, pero se puede sobrellevar con controles de rutina y cambios en el estilo de vida.

Para casos leves, como pacientes con cojera, las mejores prácticas recomiendan que los médicos comiencen con tratamientos no invasivos, que pueden retrasar o incluso revertir los síntomas. Los planes pueden incluir ejercicio regular, cambios en su dieta y dejar de fumar. También pueden incluir medicamentos para reducir el colesterol, controlar la presión arterial, prevenir la acumulación de placa en los vasos o reducir el dolor en las piernas.

Si la enfermedad empeora o los síntomas son incapacitantes o amenazan las extremidades, los médicos pueden sugerir tratamientos más agresivos que desbloquean los vasos sanguíneos. Los procedimientos endovasculares son tratamientos mínimamente invasivos, en los que un médico hace una pequeña incisión cerca de la cadera para acceder a los vasos y los hilos en tubos de catéter flexibles para tratar obstrucciones. Los tratamientos típicos pueden incluir la angioplastia con globo, la colocación de stents o la eliminación de la placa con un catéter con navaja, también conocida como aterectomía. Estos tratamientos tienen un tiempo de recuperación relativamente corto y se pueden realizar en centros ambulatorios. Alternativamente, un médico puede recomendar una cirugía de derivación, donde el flujo de sangre se desvía alrededor de los bloqueos en los vasos.

Todos estos tratamientos más agresivos tienen riesgos de complicaciones, como coágulos, sangrado o incluso amputación, por lo que su médico debe hablar con usted sobre lo que podría suceder.

Angioplastia: Se inserta un globo compacto en un vaso sanguíneo y se infla para aplanar la placa contra sus paredes.

Stent: Se implanta un tubo de malla metálica en un vaso sanguíneo estrecho para mantener abiertas sus paredes.

Aterectomía: Se inserta un catéter, a menudo cubierto con una cuchilla o láser, en un vaso sanguíneo y se elimina la placa de sus paredes.

Credit: Ilustraciones de Now Medical Studios, especiales para ProPublica

¿Cuándo debe hacer preguntas sobre un tratamiento vascular?

Si bien la mayoría de los médicos hacen todo lo posible para ayudar a sus pacientes, el informe de ProPublica descubrió que algunos médicos sugieren tratamientos invasivos que pueden ser demasiado agresivos para los síntomas leves. Esto puede aumentar los riesgos de complicaciones y puede empeorar la enfermedad arterial periférica.

“Uno quiere comenzar con el riesgo más bajo porque la cojera rara vez conduce a una amputación”, dijo el Dr. Peter Lawrence, exjefe de cirugía vascular y endovascular de la Universidad de California en Los Angeles.

Los pacientes deben sentirse cómodos haciendo preguntas y aprendiendo sobre su plan de tratamiento, especialmente antes de firmar intervenciones invasivas. ProPublica habló con más de una docena de médicos vasculares para comprender cuándo los pacientes deben buscar más información.

Cuando las decisiones de tratamiento no se explican bien.

“El médico debe poder explicar la importancia y el significado de lo que encontró para justificar lo que planea ordenar”, dijo el Dr. Gary Lemmon, cirujano vascular que forma parte del comité de idoneidad de la Sociedad de Cirugía Vascular.

Navegar por el sistema de atención médica para descubrir los mejores tratamientos puede ser confuso. Los médicos deben tomarse el tiempo para explicar qué revelan las pruebas, cómo podría ser la progresión de la enfermedad y cómo se debe tratar. Los médicos deben ser conscientes de lo que recomiendan las guías y criterios de práctica profesional y ser capaces de explicar claramente las opciones a los pacientes. Establecer expectativas realistas es importante. Los médicos deben poder describir claramente cómo cualquier procedimiento afectará su vida y en qué medida puede esperar que mejoren sus síntomas.

Las decisiones sobre su plan de tratamiento no deben tomarse por usted, dijeron los expertos. Deben tomarse con usted.

Cuando las decisiones sobre el tratamiento se toman demasiado rápido.

“Una señal de advertencia que es muy fácil de detectar es si la decisión se toma rápidamente y no se pasa mucho tiempo con el paciente”, dijo el Dr. Michael Conte, profesor y jefe de cirugía vascular y endovascular de la Universidad de California en San Francisco. “Desconfiaría de ese tipo de interacción”.

Los pacientes deben tener cuidado si los médicos sugieren procedimientos invasivos de inmediato en lugar de intentar primero hacer ejercicio, cambiar la dieta y tomar medicamentos.

“Si un proveedor recomienda que sean tratados sin una prueba de terapia de ejercicios y el uso de los medicamentos correctos, y recomiendan el tratamiento antes de los seis meses de manejo conservador, eso debería ser una señal de alerta”, dijo Lemmon.

Una vez que los pacientes comienzan a recibir intervenciones invasivas, es posible que necesiten más procedimientos; con cada tratamiento, existe el riesgo de que algo salga mal.

“Un procedimiento lleva a otro procedimiento y a otro procedimiento”, dijo el Dr. Nicholas Osborne, profesor asociado de cirugía vascular en la Universidad de Michigan. “Dos años más tarde, han tenido derivaciones fallidas, tienen dedos de los pies muertos, están considerando una amputación importante o tal vez una derivación de salvamento casi milagroso para sacarlos del problema”.

La enfermedad arterial periférica progresa de manera diferente para cada persona, por lo que los médicos deben evaluar cada caso cuidadosamente antes de recomendar cualquier procedimiento. “En algunos pacientes, el reloj avanza muy lentamente y les lleva mucho tiempo pasar de la cojera a necesitar algo”, dijo el Dr. Joseph Mills, actual presidente de la Sociedad de Cirugía Vascular y jefe de cirugía vascular y terapia endovascular en la Escuela de Medicina Baylor College. “Y para otros, es un reloj que avanza más rápido. Pero cuando empiezas a hacer intervenciones, ya sea una derivación o un stent, el reloj se acelera”.

Cuando se utilizan tácticas de miedo para empujarlo a un procedimiento.

Los pacientes con enfermedad vascular leve le dijeron a ProPublica que aceptaron los procedimientos invasivos porque los médicos les dijeron que perderían la pierna sin una intervención.

“Veo a muchos pacientes en la clínica que vienen en busca de una segunda opinión”, dijo la Dra. Caitlin Hicks, profesora asociada de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. “Y algún cirujano les habrá dicho: ‘Tiene un estrechamiento en el vaso sanguíneo, perderá la pierna a menos que hagamos algo’. Y esa es la historia que se les cuenta a muchos, muchos pacientes”.

Sin una imagen completa de la enfermedad, los pacientes pueden tomar decisiones menos informadas. Los médicos deben comunicarse claramente y explicar los riesgos y beneficios de cualquier procedimiento. De lo contrario, los pacientes pueden asustarse y buscar un procedimiento que quizá no necesiten.


Cómo encontrar a un médico en quien confiar

Encontrar un médico de confianza puede ser complicado. Los especialistas como los médicos vasculares a menudo se encuentran a través de los médicos de atención primaria, pero algunos también se anuncian directamente a los pacientes en anuncios de Facebook y Google, en vallas publicitarias y en eventos comunitarios como reuniones en iglesias o centros para personas mayores.

“La gran mayoría de los médicos que tratan enfermedades vasculares practican éticamente, pero [los pacientes] no pueden asumir eso”, dijo el Dr. Kim Hodgson, expresidente de la Sociedad de Cirugía Vascular. “No pueden simplemente asumir que el médico con la publicidad llamativa y los certificados en la pared está calificado o es competente”.

Es importante asegurarse de que su salud sea la principal prioridad del médico antes de aceptar cualquier procedimiento. Aquí hay algunos consejos sobre cómo encontrar un médico de confianza:

  • Verifique la certificación de la junta. Hay tres tipos principales de médicos que tratan la enfermedad arterial periférica: cirujanos y especialistas vasculares, radiólogos intervencionistas y cardiólogos. Busque médicos que hayan pasado una prueba de especialidad y estén certificados por una junta. Puede verificar si su médico tiene certificación de la junta a través de las bases de datos de la junta médica estatal.
  • Busque la membresía en sociedades o asociaciones médicas. Estas organizaciones están comprometidas a mantener los estándares de atención.
  • Investigue los registros disciplinarios. Consulte las bases de datos de las juntas médicas estatales para ver si los médicos se han metido en problemas por una mala atención al paciente. Algunas juntas también brindan información sobre demandas por negligencia, pero en la mayoría de los estados, la mejor manera de acceder a la información sobre esos casos es a través de los registros judiciales.
  • Considere una segunda opinión. Si tiene alguna preocupación, haga una cita con otro médico.
  • Busque la participación en programas comprometidos con la transparencia y la calidad de la atención al paciente. Algunas sociedades médicas, como la Sociedad de Cirugía Vascular, han creado iniciativas para mantener las mejores prácticas. La Iniciativa de Calidad Vascular recopila y analiza datos de procedimientos en un registro. A principios de este año, la sociedad también lanzó el Programa de Verificación Vascular con el Colegio Estadounidense de Cirujanos para ayudar a los hospitales a mejorar los resultados de los pacientes. “Estamos tratando de hacer las cosas más transparentes y seguras”, dijo Dalsing, ex presidente de la sociedad. “Tan pronto como sacas las cosas a la luz, creo que las cosas comienzan a cambiar, y para mejor cuando es necesario”.

¿Qué preguntas debe hacerle a su médico vascular?

“Los pacientes deben hacer preguntas, pero el problema es que los pacientes ni siquiera saben qué preguntas hacer”, dijo la Dra. Karen Woo, cirujana vascular y profesora de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA. “La mayoría de los médicos realmente no profundizan en esa conversación de riesgo-beneficio y cuáles son las consecuencias de someterse a un procedimiento invasivo”.

Cuando recibe un nuevo diagnóstico de su médico, puede ser abrumador y difícil saber qué preguntar. Pero debe comprender sus opciones para asegurarse de obtener la mejor atención, por lo que le preguntamos a los médicos qué deben preguntarles los pacientes.

Algunas preguntas recomendadas:

  • ¿Podría algo más estar causando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son las diferentes formas de tratar mi enfermedad?
  • ¿Puedo hacer algún cambio en mi estilo de vida antes de someterme a tratamientos invasivos?
  • ¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios del tratamiento?
  • ¿Existe una forma más sencilla y segura de tratar mi enfermedad?
  • ¿Qué es un buen resultado? ¿Qué es un mal resultado?
  • ¿Qué pasa si no recibo ningún tratamiento?
  • Si el procedimiento no se está haciendo en un hospital, ¿el médico puede llevarme a un hospital si surgen complicaciones y tienen privilegios en un hospital cercano?
  • ¿El procedimiento requerirá algún procedimiento de seguimiento?

¿Tiene experiencia con la enfermedad arterial periférica? ¿Ha tenido un procedimiento en su pierna? Cuéntenos al respecto.

Algunos médicos pueden estar abusando de un procedimiento para despejar las arterias obstruidas en las piernas, lo que podría provocar amputaciones. Necesitamos su ayuda para conectarnos con los pacientes, incluidos aquellos que quizá no sepan que se han sometido a una aterectomía.